El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (VIII)

martes, 24 de abril de 2012


Preciosa estampa de los suizos en el Puerto de Navacerrada. Foto Jaime Fernández-Amical Ferroviaria, Colección Javier Aranguren

En la anterior entrega nuestro viaje había quedado detenido ante la señal de entrada a la estación del Puerto de Navacerrada. El reportaje fotográfico que hemos preparado muestra nuestro especial cariño por el material suizo y la suspensión del servicio ferroviario entre “el Puerto” y Los Cotos desde el 19 de Noviembre de 2011, para efectuar obras de mejora de la infraestructura en el túnel de la divisoria.

Puerto de Navacerrada, llegada de los reyes en el viaje inaugural. Colección Javier Aranguren

Por la vigilancia de la Guardia Civil todo parece indicar que el regreso de los Reyes también se hizo en el Eléctrico. Colección Mariano Orozco

El tren inaugural esperando para regresar a Cercedilla. Colección Javier Aranguren

Reanudamos la marcha, y antes de llegar a la estación tenemos a nuestra izquierda el muro sobre el que se asienta la balconada del Hotel Arias, bastante mas alta que el ferrocarril, y a nuestra derecha la ermita del Puerto de Navacerrada situada a un nivel mas bajo que la vía.

La ermita, bajo la advocación de la Virgen de las Nieves, patrona de los montañeros, es coetánea del Eléctrico y está construida en piedra. Su portada se halla orientada hacia el Puerto de Navacerrada, finalizando en su explanada delantera la calle Virgen de las Nieves que conecta con la carretera M-601, bastante antes de llegar ésta a la cima del puerto.

Los domingos y fiestas de guardar había misa a la llegada de los trenes matinales retrasando su inicio si el Eléctrico llegaba con demora, situación en la cual los viajeros mas rezagados en apearse entraban en el templo cuando acaba de comenzar, pues había que empezarla enseguida para no juntarse con los del siguiente convoy, cosa que alguna vez vi que ocurrió.

La estación del Puerto de Navacerrada en su inicio, es bastante precaria en instalaciones, pues solo tiene dos vías, y de ellas solo la de la izquierda tiene andén, utilizándose, por tanto, para llegada y salida de trenes. La distancia entre las dos agujas permite apartar la totalidad del parque de remolques, es decir, cuatro. Después de la segunda aguja la vía continúa en la longitud de un motor y un remolque con el fin de que aquel, después de haber descendido los viajeros, ejecute la maniobra de escape retrocediendo a colocar a éste último en la vía de apartado, y así sucesivamente según vayan llegando trenes con motor y remolque.

Llegada de una composición motor-remolque a las precarias instalaciones del Puerto de Navacerrada. Al fondo a la izquierda la ermita de la Virgen de las Nieves

Puerto de Navacerrada en 1941, aún sin edificio de estación. Colección Javier Aranguren

Automotor 2 en estado original. 1941. Tras él, el edificio que fue inaugurado como Hotel Reina Victoria. Colección Javier Aranguren

La llegada del tren en la época de nuestro viaje virtual de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, es esperada por mozos de algunos establecimientos hosteleros que utilizan este sistema de transporte para el abastecimiento, trasbordando las banastas a otro medio o “a las costillas” sí el destino final está cerca.

Estación de Puerto de Navacerrada antes de la prolongación a Los Cotos pues la vía de la derecha está cubierta de nieve y la del centro limpia.

El edificio de la estación es de mediados de los años cuarenta. Su eje está desplazado con respecto al eje de las dos vías existentes, medida previsora que se adoptó ante el proyecto de prolongación a Los Cotos en los que se estimaba necesario ampliar la longitud de vías y su número. Tras el porche se accede a un amplio salón de espera donde además de las taquillas hay una cantina.

Es también momento de recordar a un curioso habitante de la estación. Nos referimos a un enorme perro San Bernardo, que, excepto una vez que le vi de pie, siempre estaba tumbado en el andén recostado sobre la fachada del edificio por el lado de Cercedilla. Quien no conozca las características de esta raza puede retraerle su extraordinario tamaño, pero son muy pacíficos, dóciles, obedientes y sobre todo muy amigos de los “peques” que haya en la familia, por tanto, nada que ver con otros de menor envergadura pero considerados potencialmente peligrosos.

La estación de Puerto de Navacerrada durante las obras de ampliación para la prolongación a Los Cotos

En la década de los cincuenta con motivo de las obras que se inician para prolongar el ferrocarril a Los Cotos, el entorno de la estación sufre una gran transformación. Se alza el muro de contención que rodea al edificio continuándolo hasta rebasar la boca del túnel que es necesario construir para que el tren pueda atravesar el puerto, quedando desde el Hotel Arias un impresionante muro de piedra con balaustrada por el que asienta la calle Victoria. Se alarga y se ensancha la superficie destinada a vías para dar mas capacidad de estacionamiento cuando decidan que se instalen, lo que obliga a construir un muro de contención a lo largo de toda la calle Virgen de las Nieves en la parte contigua a la estación, al estar a un nivel inferior.

Para salir de la estación se construye una amplia rampa hasta la explanada delantera del Hotel Arias y para acceder a la ermita unas anchas escaleras de piedra.

Playa de vías de Puerto de Navacerrada en 1964. La vía muerta, ha tiempo desaparecida, excepcionalmente tiene a los dos vagones J, siempre apartados en la toperas de Cercedilla. Foto MOP

Curiosa foto de los tres automotores suizos en Puerto de Navacerrada, Foto Colección Javier Aranguren

A comienzo de los sesenta tiene lugar la ampliación de vías que consiste en:
-Reubicar la segunda aguja de la vía de apartado hasta donde ha sido alargada ésta, casi en la boca del túnel, que sigue careciendo de andén pero cumpliendo la misma función (1).
-Instalación de una tercera vía con andén junto al muro de la calle de Virgen de las Nieves que tiene algo de mayor capacidad que la segunda de apartado. al tener las agujas antes y después de sus enlaces con la primera. La función que se prevee para esta nueva vía cuando funcione a Los Cotos es la misma de los otros puntos de cruzamiento, con lo cual ésta será para los descendentes y la del edificio para los ascendentes.
-Vía muerta, hoy desaparecida, situada a la derecha del túnel, con aguja a la tercera vía, cuya función prevista es tener apartado un motor o un remolque para salir fácilmente hacia Cercedilla, sin embargo ha servido para alojar vagonetas en las numerosas obras que ha habido que realizar antes y después de la inauguración de la prolongación a Los Cotos por las constantes filtraciones del túnel. Para desplazarse por el trazado en reparación, una de las vagonetas estaba dotada de un motor diesel.

Puerto Navacerrada 1964, poco antes de la prolongación a Los Cotos pues la tercera vía es utilizada para apartado de 
remolques. Colección Gonzalo Fanjul (hijo)

Composición Naval motor-remolque el 19-10-1964, en espera de la inauguración a Los Cotos. El otro motor Naval está en la vía intermedia. Colección César Mohedas

Naval 3011 en Puerto de Navacerrada, haciendo el servicio corto Cercedilla-Puerto de Navacerrada. Foto Javier Aranguren 1964

En la actualidad la estación de Puerto de Navacerrada es la única en la que se puede efectuar cruzamiento de trenes.

La vía intermedia, ahora sin utilidad por no precisar maniobras con remolques las actuales unidades de tren, es el lugar de apartado de la locomotora quitanieves en época invernal cuando está en el Puerto de Navacerrada pues durante el resto del año queda en la base de Cercedilla-estación.

Puerto de Navacerrada. El suizo de la vía de andén en espera de entrar en servicio. Foto Javier Aranguren 1966

Puerto de Navacerrada. M-102, procedente de Los Cotos, dispuesto para continuar a Cercedilla. Foto Justo Arenillas 1967

Hemos alcanzado nuestro destino ferroviario, que, posiblemente, hayamos hecho el recorrido en tren desde Madrid de pie sin podernos sentar. Ahora viene desentumecer los músculos subiendo al Puerto de Navacerrada a través del sendero Arias.

Este camino parte del Hotel Arias, edificio que posteriormente ha cambiado varias veces de nombre, y termina en lo alto del puerto junto a la Venta Arias; es incómodo por su pendiente y suelo irregular pero así es la sierra, unos veces se sube y otras se baja, unas veces el piso es liso sin piedras y otras pedregoso. En la época comentada de los años sesenta, se construyó un chalet cerca de él, en el lado derecho según se sube, lo cual no tendría nada de particular si no fuera porque se hizo con piscina, instalación de muy escasa utilización en este lugar por varios motivos: temperatura ambiente escasamente propicia, corto período de tiempo veraniego en que es posible darse el chapuzón, y finalmente por la frialdad del agua; ya sabemos que hay gustos para todos y solo de pensarlo entran escalofríos cuando veíamos antaño a un puñado de valientes de ambos sexos el primer domingo de agosto atravesar a nado la laguna de Peñalara, o actualmente en Navidad la travesía del puerto de Barcelona, competición con el título Copa Nadal que llegó en el 2011 a su 102ª edición.

Puerto de Navacerrada. Tren procedente de Cercedilla a punto de salir para Los Cotos. Foto Javier Aranguren 1970

Puerto de Navacerrada. Suizo M-102 provisto de las cuñas quitanieves. Foto Justo Arenillas 1971

Llegados al final del sendero Arias nos dirigimos al mismo enclave del Puerto de Navacerrada, el mirador de las Dos Castillas, divisoria de Castilla la Vieja y Castilla la Nueva, ahora Castilla y León y Comunidad de Madrid, provincias de Segovia y Madrid respectivamente, todavía sin realizar los grandes desmontes en el lado de la montaña de la carretera de Los Cotos y de la M-601 en ambas vertientes para aumentar los espacios de aparcamientos de vehículos que, por mucho que se quieran seguir ampliando, nunca serán suficientes en los fines de semana de invierno. 

El mirador es una impresionante y relajante vista del pinar segoviano, al final del cual se ve el comienzo de la llanura castellana, carente de arbolado.

Abundaban en la explanada los vendedores de piñones. La medida para venderlos es un pequeño recipiente metálico del tamaño de un vaso que introducen en el saco que tienen, volcando su contenido en un cucurucho de papel y proporcionando al comprador un clavito plano por la punta para que, haciendo palanca en la hendidura de la cáscara, puedan ser abiertos.

Cruce de recarrozados Sunsundegui en el Puerto de Navacerrada. Foto Javier Aranguren 1975

Desde las Dos Castillas son múltiples las excursiones que se pueden hacer, unas de ida y vuelta, y otras de ida solo.

Entre las primeras podemos citar la subida al primer pico de Siete Picos, la pradera de Navalusilla o Cabezas de Hierro. A estas últimas podemos ir con la ayuda que supone utilizar los telesillas (2) o ser montañeros “de verdad” afrontando la fuerte rampa de Las Guarramillas.

Entre las segundas están: recorrer “Los Picos”, nombre coloquial de Siete Picos entre montañeros, bajando a Las Dehesas para tomar el tren de regreso en Cercedilla; ir por el camino Schmidt, llegando a Las Dehesas a través del Puerto de la Fuenfría; o bajar a La Granja de San Ildefonso y aquí para regresar a Madrid en el autobús de La Sepulvedana, bien directamente o trasbordando en Segovia al tren (3); etc.

Los menos andariegos utilizan los telesillas de Guarramillas y Bola del Mundo, o a través de los cerros del Telégrafo y del Escaparate acercarse al mirador Gallarza, situado poco después de la residencia de oficiales del Ejército del Aire en Los Cogorros, ya en la  vertiente segoviana del Puerto de Navacerrada. Ambas opciones son también muy interesantes.

Los mas montañeros hacen hasta noche acampando en tienda de campaña o simplemente durmiendo al raso bien abrigados, en lo posible cerca de un arroyo. Hoy la acampada libre es otra historia.

Una  composición doble se dispone a penetrar en el túnel de Navacerrada. Foto Javier Aranguren 1991

 ¡No va mas! (al igual que en los juegos de azar) Foto Manuel Cayola invierno 2012

Cerrado por obras, triste aspecto ferroviario. Foto Manuel Cayola invierno 2012

Finalmente una breve relación de edificios existentes en el Puerto de Navacerrada al comenzar la década de los sesenta, que, salvo indicación contraria, están en la vertiente madrileña (4):

ZONA CARRETERA M-601
*Pasadoiro, establecimiento hostelero situado junto a las Dos Castillas, en el lado derecho de la M-601.
*Sociedad Deportiva Excursionista, situado detrás de Pasadoiro.
*Edificio Tagsa, situado detrás de Pasadoiro, estación inferior del telesilla Guarramillas.
*Venta Arias, establecimiento hostelero situado frente al anterior en el lado izquierdo de la M-601.
*Residencia de Educación y Descanso José Antonio. Emblemático edificio en forma de torre con fachada negra en los cuatro lados, situado en la margen izquierda de la M-601, próximo a la conexión del sendero Arias, visible por su altura de mas de seis pisos desde muchos lugares de la vertiente madrileña.
*Albergue Banco de España, junto a la anterior, a la izquierda de la M-601.
*Albergue Juvenil Francisco Franco del Frente de Juventudes, hoy Álvaro Iglesias. Situado longitudinalmente en un recodo de la M-601 del lado derecho
*Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, en la margen izquierda de la M-601.
*Club Alpino Español, primera edificación del Puerto de Navacerrada que encontramos al subir por la M-601, lado izquierdo.

Vista general del Puerto de Navacerrada. Edificio de Educación y Descanso y Residencia Militar de Montaña

Detalle del edificio de Educación y Descanso

ZONA ESTACIÓN
*Hotel Arias, ya comentado. Al final de la calle Victoria (5).
*Restaurante Las Brañas, junto a la estación, en la calle Virgen de las Nieves.
*Restaurante Casa Ochoa, junto a la estación, en la calle Virgen de las Nieves.
*Estación de ferrocarril, ya comentada, entre las calles Victoria y Virgen de las Nieves.
*Ermita Virgen de las Nieves, ya comentada. Al final de la calle Virgen de las Nieves.
*Residencia Militar del Ejército del Aire “Navacerrada”. En la calle Victoria, inaugurado un año después que el ferrocarril como Hotel Reina Victoria.

Capilla de la Virgen de las Nieves, imagen antigua

Edificio de la estación del Puerto de Navacerrada, imagen antigua

Edificio de la estación del Puerto de Navacerrada, imagen actual. Foto Manuel Cayola invierno 2012

OTROS
*Residencia Militar del Ejército del Aire “Los Cogorros”, ya comentada, situada en el lado segoviano.

A todos estos edificios hay que añadir otros, muy pocos, de carácter individual. En esta década de los sesenta comienza la expansión constructora en el Puerto de Navacerrada con nuevos establecimientos hosteleros e inmuebles de apartamentos con vistas principalmente a la temporada de invierno, actuación que tiene como consecuencia la captación de agua de numerosos manantiales de los alrededores para abastecimiento de la creciente población, dejando de fluir por donde siempre lo habían hecho cuyo ejemplo mas palpable lo tenemos en la desaparición de las heladas aguas de Arroyo Frío, en la carretera de Los Cotos, al pie de ella. 

La masificación de la estación invernal hizo que algún establecimiento tomara una decisión empresarial controvertida, cual fue la de cobrar el acceso a descontar de consumiciones a realizar, parece ser que con el objeto de evitar el bloqueo de su actividad por los numerosos excursionistas que solo usaban sus instalaciones para guarecerse en momentos de tiempo desapacible o ventisca, o también utilizar gratis los lavabos.

Fantasmagórica imagen de la estación un día crudo del invierno 2012. Foto Manuel Cayola

Finalmente recordar un proyecto, mas bien una idea, que se planteó a finales de los sesenta o principios de los setenta, cual fue la construcción de un túnel bajo el Puerto de Navacerrada similar al que ya existía en el Puerto de Guadarrama para pasar el Alto de los Leones.

Tal idea al final quedó en el olvido pues el volumen de tráfico de la M-601, en el que no había paso de camiones, carecía de importancia para justificar tamaña inversión.

Continuará nuestra evocación, y también reivindicación, del Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama.

En la próxima entrega entraremos. Obsérvense las traviesas apiladas para proceder a la renovación. Foto Manuel Cayola invierno 2012
-.-.-

Entregas anteriores:
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (I)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (II)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (III)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (IV)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (V)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (VI)
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama (VII)

Autor José Manuel Seseña
En este artículo ha colaborado Ricardo Márquez


Agradecimientos:
A Javier Aranguren, experto aficionado y gran conocedor de la línea,  por la autorización para poder reproducir fotos de su colección, y también a Senén Fernández, José Luis Cortijo Martín, Ju5 (Lorena y Juan), Ezequiel Martín (www.Cercedilla.net), Gonzalo Fanjul hijo, Antonio Agulló, Carlos López Bustos, José Gascón, Jordi Ibáñez, Justo Arenillas, José Luis García Salazar, Antonio García Portas y Mercedes (Maquetrén), Jaime Fernández (Amical Ferroviaria), Mariano Orozco, Paco Zabala, César Mohedas, cuyas fotos están intercaladas en las diversas entregas, grandes aficionados al ferrocarril y al Eléctrico en particular, algunos de los cuales ya no están entre nosotros, y también a Manuel Cayola, que es además montañero incansable, por el extraordinario reportaje que, por falta de espacio, han quedado numerosas fotos interesantes sin poner, con nieve y sin nieve, junto con vídeos. Asimismo también a todos aquellos que nos han dado su apoyo para realizar este trabajo.
También a las páginas web www.cercedilla.es, www.panoramio.com, www.newasport.com y www.drehscheibe-foren.de

Bibliografía:
El Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama, de Javier Aranguren.
Automotores Españoles (1906-1991), de Javier Aranguren.

Notas:
(1) Antes de ponerse en servicio la prolongación a Los Cotos, la entrada del túnel también se utilizó para apartadero de remolques.
(2) Los primeros remontes de la estación invernal de Navacerrada fueron el telesilla I  Guarramillas, y algo después el telesilla II Bola del Mundo, a los que hay que añadir en época invernal el telesquí de El Escaparate. Posteriormente se fueron añadiendo mas remontes de los dos tipos, pero siempre los telesillas I y II fueron los mas importantes.
La explotación corría a cargo de TAGSA (Transportes Aéreos del Guadarrama, S.A.), empresa que terminaría siendo adquirida por la Comunidad de Madrid.
(3) En la época en la que estamos realizando nuestro viaje virtual, en las guías horarios de cercanías de Renfe se hacía constar todos los trenes que en la estación de Segovia combinaban con el autobús a La Granja, servicio prestado por La Sepulvedana. El origen de este enlace se remonta a la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España que lo estableció.
(4) La relación que se cita tiene bastantes variaciones con respecto a la actualidad.
(5) La hija del General Franco estuvo alojada aquí unos días cuando su primer embarazo. Y durante su estancia cayó una nevada de esas que se dicen “de las de antes”, y tuvo que ser evacuada para lo cual fue preciso hacer un camino entre la gran cantidad de nieve acumulada.

Read more...

La Gran Vía de San Francisco - La olvidada

martes, 17 de abril de 2012


En el urbanismo de Madrid -a veces tan cambiante, a veces tan adormecido-, surge la necesidad de unir la capital de norte a sur, al este y oeste de la Puerta del Sol. Es en la ley del 15 de Marzo de 1879, cuando se planteó una primera vía al este de la Puerta del Sol con la prolongación y ampliación de la calle Sevilla, que quedó inconclusa y no dejo de ser una "ese", que no resolvió los futuros problemas de tráfico.



Evolución del Barrio de San Francisco según los planos.

En lo que respecta a la vía oeste hay que remontarse al año 1736 cuando se proyecta la unión del Palacio Real y la Basílica de San Francisco el Grande. Proyectos existieron muchos, como el del rey José I (Bonaparte), pero ninguno llegó a buen fin.


Con la inauguración del viaducto en 1874 se salvó el gran obstáculo que significaba el desnivel de la calle Segovia. Don Alberto Aguilera se preocupó a principios del siglo XX en varías ocasiones de este eje para unir el Paseo de Rosales -en el reciente barrio de Argüelles de aquel entonces-, con San Francisco el Grande, empezándose a plantear las nuevas teorías urbanísticas de calles amplias y rectas para descongestionar un tráfico que se preveía creciente.



Esquemas propuestos por Zuazo. El primero corresponde a la situación anterior antes de las reformas propuestas.

Es en 1932 cuando se presentó el proyecto de don Secundino Zuazo para el eje de unión norte-sur, de Cuatro Caminos a la Puerta de Toledo, siguiendo el trayecto: Bravo Murillo, San Bernardo, calle de los Reyes, Plaza de España, calle Bailén (en este trayecto se requería el ensanche de algunas calles); y para el tramo final se proponía la demolición de parte del barrio de San Francisco el Grande, ya que las casas existentes eran consideradas infraviviendas datadas en los siglos XVII y XVIII, y según los estudios realizados, saldría más caro su arreglo que el derribo.


El proyecto de Zuazo fue ligeramente modificado por los arquitectos de la Oficina Municipal de Urbanismo. Las fincas afectadas eran 103, siendo las calles que atravesaba la nueva arteria: del Rosario, San Bernabé, La Paloma, de la Solana, del Águila, de la Ventosa, Calatrava, Toledo y Ronda de Segovia.




Proyecto para la zona de San Francisco el Grande de Zuazo.

En total se veían afectados 113.170 metros cuadrados, 1.811 viviendas y 10.866 habitantes. Los edificios más importantes, y que se encontraban en el nacimiento de la nueva Gran Vía, eran el Cuartel del Rosario y el cuartel de San Francisco. En ellos estaba la Prisión Militar y la zona de reclutamiento. Fueron utilizados como albergues para pobres durante 1934. Según algunos autores este complejo fue hecho por Sabatini, pero no hemos podido confirmar el dato. 




En las imágenes precedentes podemos observar como en el grabado de 1875 aparece la misma fachada del cuartel que vemos en las fotos. El cuartel era el primer gran impedimento para comenzar las obras.

Prisión Militar en su fachada que daba a la calle del Rosario. Año 1930. Foto: Díaz. 

Fachada principal de la Prisión Militar, año 1930. Al fondo la plaza de San Francisco. Foto Díaz. 

Fotografía de Alfonso. Archivo AGA. Colección Anmogon.

Es así como en Julio de 1935, casi estando acabada el ensanche-reforma de la calle Bailén y en cimientos el nuevo viaducto, cuando se disponen a comenzar las obras de la llamada "Gran Vía desde San Francisco al Puente de Toledo".



Pero diversos problemas con el Ministerio de la Guerra y los propietarios de los terrenos donde se levantaban los cuarteles, como "La Obra Pía de Jerusalén", retrasaron el inicio del derribo, y por tanto las obras, hasta el día 13 de Abril de 1936.



Como curiosidad mencionar que algunos sectores pedían que se pusiera el nombre de Gran Vía de la Paloma a la nueva avenida.

Con el inicio de la Guerra Civil se paralizaron todos los trabajos.



No sería hasta noviembre de 1947 cuando se intentan retomar las obras, pero en el primer concurso la licitación quedó desierta. En Enero de 1949 se declararon las obras como urgentes y se expropiaron varias fincas.

Foto: Memoria de Madrid.

Dos fotografías que nos permiten ver es aspecto de la Plaza de San Francisco, con un aire ciertamente rural.

La reforma recibe el empujón definitivo en Diciembre de 1957 con el Plan Quinquenal del Ayuntamiento de Madrid, en cuyo presupuesto, y dentro del sector Central, estaba en primer lugar la Gran Vía de San Francisco-Puerta de Toledo.



Habría que esperar al 4 de Junio de 1958 para que se hiciera una nueva inauguración oficial de las obras. El ministro de la Vivienda, José Luis de Arrese, golpeó con una piqueta la casa número 3 de la calle del Rosario, con la asistencia, entre otros, del entonces alcalde de Madrid, conde de Mayalde.

Toma aérea del año 1956 – Fuente Nomecalles.

La longitud total de la nueva avenida sería de 475 metros de longitud,  con una anchura de 25 metros. Había 30 fincas afectadas directamente por el trazado, estando ya 18 desalojadas o que eran solares.

Toma aérea del año 1965 (aprox.) – Fuente Nomecalles.

En el acto de inauguración se anunció el propósito del municipio de poner el nombre de Avenida de los Reyes Católicos a la nueva calle (el nombre fue adoptado en el acuerdo municipal del día 11 del mismo mes). Añadir como dato anecdótico que el mismo día se recibió al Real Madrid tras ganar la tercera copa de Europa de fútbol, y pasó la comitiva funeraria con los restos mortales de Juan Ramón Jiménez y su esposa Zenobía Camprubí, por lo que desde algún sector se pidió que asignaran el nombre de la nueva gran vía al insigne poeta.



La expropiación más problemática fue la de los inquilinas del conocido como caserón de La Solana, que se demoró hasta mediados de 1959.



La apertura oficial al tráfico se hizo el día 18 de Julio de 1961, efectuada por el general Franco.


En Septiembre de 1966 cambiaron de nuevo el nombre al actual, Gran Vía de San Francisco.


La zona quedó en un semi-abandono, con solares a diestra y siniestra vallados con altas tapias de ladrillo visto, sin ningún tipo de mantenimiento.

José Manuel Seseña, vecino de la Fuentecilla cuando era niño, nos recuerda esos años así:

"La idea era que desde San Francisco se viera la Puerta de Toledo y viceversa, pero un error de altura de la rasante, generó una "joroba" que impedía ver los monumentos extremos. Durante bastante tiempo se habló de suprimirla, y hay un ABC que cifra en noventa millones de pesetas el costo de eliminar la "joroba" (terminología usada).

Debido a eso no se construyeron edificios pues serían un obstáculo para la nueva rasante. Al final, como siempre ocurre en estos casos, el costo económico hizo desistir, y hoy ya no hay solares vallados. También se habló de que estorbaba el parque de bomberos de la Puerta de Toledo y que desaparecería, al final se dejó tal cual pero la acera en ese punto es algo mas estrecha que en el resto de la Gran Vía.

La joroba vista desde la plaza de San Francisco.

Asimismo se construyó un paso inferior en el cruce de la calle del Águila con dos bocas de acceso, una a cada lado, de similar anchura y forma a las del Ferrocarril Suburbano, inaugurado unos años antes. El paso inferior nunca estuvo en servicio y permanecieron tapiadas sus bocas al final de las escaleras, hasta que se decidió taparlas del todo, formando parte de la acera. La única utilidad que tuvo este paso inferior fue en la inauguración cuando se instalaron paneles que se mostraron a Franco.

Por otro lado, haciendo el último derribo, se le quiso dar espectacularidad y unas excavadoras desde varios puntos tiraron de unos cables derribando con prontitud el inmueble. Al acto acudió el alcalde Conde de Mayalde."



El día 27 de febrero de 1975 se aprueba, provisionalmente, el plan parcial de ordenación de San Francisco el Grande. Se contemplan varias opciones: desde la re-construcción del cuartel del Rosario, hasta arreglar la medianería del templo -hoy en día sigue en el mismo estado-. Esta última fue adoptada, contemplando un espacio libre de edificaciones alrededor de la Basílica de San Francisco el Grande para dar esplendor a la misma.


Según Alfonso Güemes Cobos, arquitecto responsable en aquel entonces de la Gerencia de Urbanismos del Ayuntamiento de Madrid: "... el plan previsto tiene como una de sus finalidades principales la máxima revalorización del templo. Las futuras construcciones serán escalonadas, de manera que nada se levante sobre el nivel de la zona verde que rodeará a San Francisco el Grande, desde la que se gozará de una perfecta panorámica sobre la Sierra del Guadarrama." Revista Villa de Madrid, número 47, 1975.


Curiosamente hoy sigue la polémica sobre el Parque de la Cornisa y la medianería de la basílica sin restaurar. Otro dato que llama la atención es que siempre fueron elegidas para los actos de inauguración fechas señaladas para los regímenes gobernantes, como si el urbanismo de la ciudad fuera acompasado con la historia.


Detalle de la medianería con 30 años de diferencia.

Ahora, vistas de las vicisitudes, se puede comprender mejor el calificativo que hemos empleado para título “La olvidada”, pues pasó sin pena ni gloria su cincuenta aniversario (a diferencia del de la Gran Vía), la reforma duró decenios y hoy en día prosigue la polémica sobre la zona.

Toma aérea del año 2011 – Fuente Nomecalles.


-.-.-
Autor: Ricardo Márquez
En este artículo ha colaborado: José Manuel Seseña.

Fuentes:
Hemeroteca BNE
Hemeroteca ABC
Memoria de Madrid
Revista Villa de Madrid
Hemeroteca La Vanguardia
Biblioteca Joaquín Leguina
Urbanity

Read more...

Aviso a los lectores

El contenido de este blog es renovado regularmente con nuevos artículos. También son revisados y puestos al día artículos ya publicados, por lo que si en algún momento, usted lector, quiere aportar algún dato será añadido lo antes posible. Sin la colaboración de todos esto no sería viable.

Aviso a los lectores

Este blog solo tiene intención de divulgar los temas en él tratados entre un público afín a los mismos, siendo únicamente de caracter cultural y sin ningún ánimo de lucro.

La mayor parte de la información se encuentra en Internet, y cuando ha sido directamente extraída de algún libro o foto con registro, se menciona explícitamente . Si hemos obtenido la autorización correspondiente estará marcando el elemento con ®, siendo la autorización de utilización únicamente para este blog. Si desean copiar estos elementos tendrán que pedir la autorización al propietario de los mismos.

Si considera que algo de lo expuesto en este blog menoscaba su propiedad intelectual, no dude en ponerse en contacto con nosotros para solventar el problema lo antes posible.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Ir arriba