Barrio de Pozas (Argüelles) - Crónica fotográfica de la desaparición de un barrio

sábado, 29 de octubre de 2016

Gracias a la Colección de Anmogon, basada en archivos públicos, podemos ver hoy en día paso a paso la demolición del Barrio de Pozas (Argüelles).

El barrio estaba enclavado en un lugar privilegiado y fue devorado por la presión inmobiliaria. La desaparición de este pequeño triángulo llenó muchas páginas de la prensa pues era un barrio muy querido por todos los vecinos de Argüelles.

Vayamos pues a hacer este viaje al pasado.

Vista del barrio desde la calle Alberto Aguilera. A la derecha se observa las fachadas de las viviendas del barrio con numerosos comercios en sus bajos. Viendo el camión en el carril contrario es muy probable que la foto fuera tomada con motivo de la desaparición del bulevar central de Alberto Aguilera, primer arañazo a una de las características del barrio. 29 de marzo de 1960. Fondo: Santos Yubero. Signatura: 17646. ARCM. Colección Anmogon.


Bocacalle del Pasaje de Valdecilla en Alberto Aguilera. La presencia de algunos carteles pegados a los locales denotaba cierto abandono del barrio. Febrero 1966. Fondo: Portillo. Signatura: 75946-001. ARCM. Colección Anmogon.


La fachada de la calle Serrano Jover con la entrada a la calle de Hermosa. En este lugar se encontraba entonces la Sucursal de Correos nº 8. Febrero 1966. Fondo: Portillo. Signatura: 75946-005. ARCM. Colección Anmogon.


La esquina de la calle Princesa con Serrano Jover, donde estaba el restaurante España. Febrero 1966. Fondo: Portillo. Signatura: 75946-007. ARCM. Colección Anmogon.


La misma esquina de la calle Princesa con Serrano Jover pero vista desde lo alto del edificio de enfrente de la calle Quintana. Un autobús de la línea 2 baja por Serrano Jover para tomar la calle Princesa. Febrero 1966. Fondo: Portillo. Signatura: 75946-008. ARCM. Colección Anmogon.


El otro vértice del barrio, calle Princesa con Alberto Aguilera. El encuadrado de la foto posiblemente tuviera que ver con los tejados de Madrid. Febrero 1966. Fondo: Portillo. Signatura: 75946-013. ARCM. Colección Anmogon.


El Pasaje de Valdecilla visto desde la esquina con la calle Serrano Jover. Este pasaje era totalmente recto y paralelo a la calle Princesa. Unos ultramarinos abrían la sucesión de comercios que se extendía a lo largo de todo el pasaje. 4 de enero de 1967. Fondo: Santos Yubero. Signatura: 24870-01. ARCM. Colección Anmogon.


Esquina de la calle Princesa con Serrano Jover con el restaurante España. La fachada de este inmueble estaba mucho más cuidada que el resto de las del barrio. 4 de enero de 1967. Fondo: Santos Yubero. Signatura: 24870-18. ARCM. Colección Anmogon.


Ya en aquellos años el cruce de las calles Princesa, Alberto Aguilera y Marqués de Urquijo estaba muy concurrido de coches que hacían parecer al Barrio de Pozas muy pequeño. Febrero 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 76541-001. ARCM. Colección Anmogon.


Mediada la calle Serrano Jover nos encontrábamos una frutería, una panadería, una peluquería, .... Esta es la primera foto donde se aprecia uno de los edificios demolido. Febrero 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 76541-003. ARCM. Colección Anmogon.


También en Alberto Aguilera iban cayendo edificios (la bocacalle de Solares a la derecha). Cuando los locales eran vendidos se tapiaban de inmediato y se quedaba a la espera de que los vecinos abandonaran sus viviendas para echar las construcciones al suelo. Febrero 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 76541-007. ARCM. Colección Anmogon.


Una visera sobre la Sucursal 8 del Banco de Vizcaya en la esquina de Alberto Aguilera con Princesa indicaba que el edificio se estaba demoliendo. El edificio contiguo de la calle Princesa ya había desaparecido. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-001. ARCM. Colección Anmogon.


El edificio que hacia esquina entre Alberto Aguilera y Serrano Jover ya había perdido una altura. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-002. ARCM. Colección Anmogon.


Los locales de la calle Alberto Aguilera con la calle de Solares ya habían sido casi todos tapiados. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-003. ARCM. Colección Anmogon.


Mirando a la derecha desde el mismo lugar de la calle Alberto Aguilera vemos como iban pasando por la piqueta más edificios, aunque todavía se mantenían los de la entrada al Pasaje de Valdecilla. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-006. ARCM. Colección Anmogon.


Al adentrarnos en el interior de la manzana nos encontrábamos con el mercado hecho escombros. Al fondo los edificios que hacían la curva interior de la calle de Hermosa tomada por los camiones que iban a recoger "los restos del naufragio". Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-007. ARCM. Colección Anmogon.


Aunque la vista era más desoladora al salir por el Pasaje de Valdecilla en dirección a Serrano Jover, los obreros debían de regar los escombros para evitar que el polvo molestará a los vecinos que seguían viendo allí. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-008. ARCM. Colección Anmogon.


Echando una vista hacia el oeste desde la calle de Hermosa cada vez se veían menos edificaciones, pero por suerte se podía observar todavía la figura de iglesia de Buen Suceso. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-009. ARCM. Colección Anmogon.


Aparentemente el esquinazo de la calle Princesa con Serrano Jover se veía sin muchas obras, pero si nos fijamos observaremos que tan solo quedaba la fachada de la planta baja. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-010. ARCM. Colección Anmogon.


Torciendo la vista hacia la izquierda desde el mismo lugar de la calle Princesa vemos los grandes huecos dejados por los derribos, como si fuera una boca desdentada. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-011. ARCM. Colección Anmogon.


Las vigas de madera eran separadas de los escombros y se dejaban en los solares. Esta era la vista desde uno de los edificios que estaba ente Princesa y el Pasaje de Valdecilla hacía Serrano Jover. De fondo vemos la parte alta de los bloques de la calle Alberto Aguilera. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-012. ARCM. Colección Anmogon.


Los muros de la calle Princesa desde Serrano Jover eran utilizados para pegar carteles, eran tantos que cuando caían por su peso había veces que tenían un grosor de un centímetro, como si fueran cartón. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-013. ARCM. Colección Anmogon.


Vista de la calle de Hermosa desde el Pasaje de Valdecilla. Una silla arrojada sobre los cascotes donde se encontraba el mercado era la muestra del abandono de los vecinos del Barrio de Pozas. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-015. ARCM. Colección Anmogon.


Esta era la salida por la calle Solares a la calle Alberto Aguilera. El local tapiado fue en su día una armería. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-016. ARCM. Colección Anmogon.


El Pasaje de Valdecilla, de fondo la Torre de Madrid y el hotel Melia Princesa que representaban los grandes edificios que avanzaban hacía Argüelles por la calle Princesa ganando terreno. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-019. ARCM. Colección Anmogon.


Uno de los últimos bloques que resistió entre el Pasaje de Valdecilla y Princesa. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-020. ARCM. Colección Anmogon.


El edificio de esquina de la calle Serrano Jover con Alberto Aguilera ya había perdido su tejado y la tercera planta. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-021. ARCM. Colección Anmogon.


Las excavadoras horadaban el barrio sin pausa. Unas valla alrededor de un edificio indicaba que ya había sido desalojado y esperaba su hora -Pasaje de Valdecilla-. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-022. ARCM. Colección Anmogon.


La calle de Hermosa estaba como si hubiera sufrido un bombardeo. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-023. ARCM. Colección Anmogon.


Las muros desnudos que antes eran el soporte para las viviendas de la calle Serrano Jover. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-024. ARCM. Colección Anmogon.


Un cartel avisaba de la salida de camiones por la calle de Hermosa a Serrano Jover. Lo que no sabemos es que hacía el Seat 850 en medio del paso de peatones. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-025. ARCM. Colección Anmogon.


Detalle de la calle Solares entrando desde Alberto Aguilera. Los coches aprovecharon el derribo del barrio para tomar literalmente las calles. Octubre 1969. Fondo: Portillo. Signatura: 77311-026. ARCM. Colección Anmogon.


Los edificios iban perdiendo sus plantas como los árboles sus hojas, aunque a pesar de ello el Banco de Vizcaya seguía abierto contra viento y marea. Confluencia de la calle Princesa con Alberto Aguilera. Hacia 1970. Colección Anmogon. Foto: AGA. Signatura: 33-01463-00020-0006.


Mientras el esquinazo de la calle Princesa con Serrano Jover ya era un solar que nos permitía contemplar en todo su esplendor la iglesia del Buen Suceso (que tan poco duró después de esta foto). Hacía 1970. Colección Anmogon. Foto: AGA. Signatura: 33-01463-00020-0006.


Y para rematar el reportaje de este día vemos la última esquina: Serrano Jover con Alberto Aguilera. Hacia 1970. Colección Anmogon. Foto: AGA. Signatura: 33-01463-00020-0006.


Los últimos edificios que quedaban en pie: uno en el Pasaje de Valdecilla y el otro que hacía esquina a la calle de Hermosa y Solares. Al fondo la intersección de las calles Princesa, Alberto Aguilera y Marqués de Urquijo. Finales de 1971. Foto: Rodolfo Ruiz (Grupo Facebook).


El día 11 de febrero de 1972 se procedió a desalojar a la última familia del Barrio de Pozas, la de Lauro Olmo. Sobre el particular se escribió mucho pues la familia se negaba a abandonar su casa -que estaba en el edifico de la calle Hermosa que hacía esquina con la calle Solares-.

La casa de Lauro Olmo vista desde Serrano Jover. A la derecha la calle Alberto Aguilera. 11 febrero 1972.  Fondo: Santos Yubero. Signatura: 28261. ARCM. Colección Anmogon.


Hasta acudieron los bomberos para el desalojo. 11 febrero 1972.  Fondo: Santos Yubero. Signatura: 28261. ARCM. Colección Anmogon.


La presión para que se fuera la familia Olmo fue muy fuerte, solo hay que ver los maderos que estrechaban la calle de Hermosa hasta casi el mismo portal -al fondo la calle Serrano Jover-. 11 febrero 1972.  Fondo: Santos Yubero. Signatura: 28261. ARCM. Colección Anmogon.


Esta era la estampa que tenía el triángulo, la tierra se vaciaba para los cimientos de las grandes moles que hoy ocupan el lugar. A la derecha estaba la casa de Lauro Olmo, al fondo la calle Princesa con la bocacalle de Buen Suceso. Como curiosidad en esa acera de Princesa vemos las gruas que estaban construyendo el llamado Multicentro, primero abierto en Madrid y que aguantó hasta 1990, aproximadamente. 11 febrero 1972.  Fondo: Santos Yubero. Signatura: 28261. ARCM. Colección Anmogon.


Para finalizar reproduciremos la pancarta que colgó la familia Olmo en su vivienda:

A este guardia que aquí veis
la porra no le hace falta
su justicia serán hechos
respaldando a sus palabras.

Dios guarde al señor Ministro
y nos la mantenga "en guardia"
que hay mucho embotellamiento
en esto de las finanzas.

 -Lauro Olmo, fue un importante dramaturgo-

11 febrero 1972.  Fondo: Santos Yubero. Signatura: 28261. ARCM. Colección Anmogon.

-.-.-

Agradecimiento: A Andrés Molina González, sin cuya colección de fotos no hubiera sido posible realizar este artículo.

Autor: Ricardo Márquez
En este blog también colabora: José Manuel Seseña Molina

20 comentarios :

B.R. ,  30 de octubre de 2016, 9:31  

Excelente e impresionante artículo, Ricardo. Parece mentira cómo en tan solo un par de años pudieran hacer desaparecer un barrio al completo sin intentar rehabilitar los interiores y conservar las fachadas, como se ha hecho en tantos otros sitios. Tampoco se aprecia en las fotos que estuvieran esas casas en condiciones tan pésimas que obligaran al derribo. Se sabe en que fecha aproximada se habían construido?
Un saludo,

Anónimo ,  30 de octubre de 2016, 11:38  

Y yo me pregunto,¿de quién eran estos edificios que se derribaron?,si hubiesen sido de propiedad privada,hubiera sido más difícil su destrucción,mucho me temo que los qué habitaban en ese barrio eran todos inquilinos,por lo cual fué muy fácil desalojarlos.
GRACIAS por el árticulo,en las fotos se puede apreciar los coches que circulaban,hoy en día de museo.
Un saludo de G.M.P

Ricardo Márquez 31 de octubre de 2016, 11:08  

Hola de nuevo B.R. El barrio era de 1864, en el enlace del primer párrafo tienes una información detallada de todo. Si hubo alguna proposición para rehabilitar el barrio pero la presión urbanística fue superior (en su lugar hay un Corte Ingles y un hotel de muchas estrellas). El valor del barrio que era que representaba al 100% la la arquitectura y urbanismo isabelino, con su mercado en el centro y tiendas en sus bajos. Estoy contigo, en las primeras fotos se aprecia que su conservación era bastante buena.
Un abrazo.

Ricardo Márquez 31 de octubre de 2016, 11:14  

Efectivamente Gloria, las viviendas eran alquiladas por los herederos o inmobiliaria de su promotor, familia Pozas. Y como se ve en las fotos se abandonó su conservación y el barrio fue entrando en decadencia. Me llama la atención que el edificio mejor cuidado (el que hacía esquina a Serrano Jover con Princesa), fuera de los primeros que paso por la piqueta, al hacerlo así el barrio pasó a parecer en ruinas desde el primer derribo.
Un abrazo.

B.R. ,  31 de octubre de 2016, 17:28  

Disculpa Ricardo. No me habia fijado en el enlace y ahora al ir he podido leer todo el artículo de la primera parte con la información que te pedía. Gracias.

Ricardo Márquez 31 de octubre de 2016, 19:46  

No hay nada que disculpar. Es siempre gratificante que haya comentarios en el blog.
Un abrazo

Ernesto Fernández (alemania) ,  4 de noviembre de 2016, 12:03  

Es dificil de comprender la absoluta indiferencia del pueblo de Madrid --ciudadanos y políticos-- a la hora de conservar el patrimonio urbanístico de mi Ciudad. Porque hay que ver el amor que le tienen a coger la piqueta y cargarse edificios y calles que nos habían acompañado a lo largo de la vida y que por ello eran parte de nosotros... ¡Qué ceguera y qué codicia! No me extraña nada el que la gente no encuentre tranquilidad ni sosiego en nada, movido como está todo, desde hace unos cuarenta años, por la avidez de enriquecerse cuanto antes mejor. Pero ¿para qué, si luego no quedan edificios bellos, ni árboles, ni bulevares?
Un saludo desde Wiesbaden, donde aún quedan muchos edificios preciosos e infinidad de áboles; pero este frío...brrr.

Ricardo Márquez 7 de noviembre de 2016, 9:44  

Estoy contigo Ernesto. No se comprende la poco conservación que se hace en nuestra ciudad. En la mayoría de las ocasiones puede más la especulación que cualquier valor arquitectónico o urbanístico. Recuerdo que siendo pequeño, allá por 1970, un profesor nos leyó el plan que tenían para reformar la Ciudad Lineal. Nosotros éramos pequeños y difícilmente podíamos comprender bien aquello, pero si se me quedó el final que nos dijo "Para qué una vía rápida para automóviles, si en unos años se abrirá junto a Arturo Soria la M30". Y así fue, apenas 4 años después.
Un abrazo

Ernesto Fernández 8 de noviembre de 2016, 1:25  

Gracias por tu contestación, Ricardo, sólo que...¿dónde se ha quedado mi comentario? Esta WEB, siempre con sus bromitas. Vale.

Juan Antonio Díaz Gutiérrez 8 de noviembre de 2016, 10:47  

Tiene razón Ernesto. Ese "estoy contigo Ernesto" que obviamente es la respuesta a un comentario emitido por él, merecería una explicación. No sé qué ha podido pasar pero alguien lo debería aclarar.
Un saludo.

Ricardo Márquez 8 de noviembre de 2016, 11:35  

Resulto chicos. La explicación es sencilla, yo respondo sobre el e-mail que recibo, pero blogspot hay algunos comentarios que considera spam y no los publica y los pones en una carpeta para su revisión, pero sin avisarnos a los administradores. Al poner ahora el comentario ya lo he resulto. Son cosas ajenas a nosotros, lo siento.

Juan Antonio Díaz Gutiérrez 8 de noviembre de 2016, 12:28  

Ah, vale, muchas gracias, Ricardo, por la aclaración y disculpa la intromisión en un asunto que no iba conmigo. Hice causa común con el amigo Ernesto para que no se quedase con la sensación de que no se le hacía caso. Un saludo.

Ernesto Fernández (alemania) ,  8 de noviembre de 2016, 14:29  

Gracias, Ricardo, por intervenir con tanto acierto. Desde luego, esto de la barrera del "spam" es una lata. Poco a poco me voy convirtiendo en un "experto" de pacotilla, más o menos. Vale.

Y para Juan Antonio Díaz Gutiérrez, gracias también a ti por interceder en mi favor, pero no era necesario. La muchachada del blog en general son buenos chicos (perdón, y chicas) que escriben por disfrutar un rato, sacando de paseo al espíritu, de siempre tan letárgico. El blog es muy bueno y tus comentarios también. Vale.

marta 8 de noviembre de 2016, 19:48  

El pueblo de Madrid en general es bastante poco amigo de su patrimonio.
Durante la dictadura no había mucho que hacer, pero aún así, el edificio en el que vivieron mis abuelos durante casi 60 años -en la calle de San Cristobal- fue salvado de los intentos de demolición por la acción de los vecinos (hasta los bomberos reconocieron que el edificio estaba bien, pero les mandaban cada poco tiempo a derribar la casa) Recuerdo vagamente que los peques éramos colocados a suerte de escudos humanos en los balcones...
En la etapa democrática, los madrileños se han caracterizado por asegurarse, con sus votos, de mantener en el poder a los que más se benefician de la especulación urbanística.

Ernesto Fernández 11 de noviembre de 2016, 23:33  

La Calle Alberto Aguilera, qué bella era la primera vez que la vi. Fue con ocasión de esperar allí un autobús oficial que nos llevó a treinta escolares y a mí a una Colonia veraniega de Asturias, en 1948. La calle ostentaba en el centro un bulevar precioso. Algo así como una elegante "Promenade" que invitara a pasear. Era además muy conocido en todo Madrid. Desgraciadamente, años más tarde, no sé qué político sería el que dejó la calle convertida en algo parecido a un campo de futbol empedrado, feo y vulgar. Me parece que se puede ser un terrorista con una bomba en la mano; pero también con un hacha.
A la vuelta de la Colonia de aquel paraiso asturiano, el autobús paró ante el número 17, donde se apeó el Maestro con su hija. Y fue en ese instante cuando grabé en el recuerdo el número del edificio, la vista de los bulevares y el rostro de esa preciosa niña de once años.

Mario ,  12 de noviembre de 2016, 8:20  

Buenos días:
No sólo se destruyó el barrio de las Pozas. También el paseo de Recoletos, mi amada Ciudad Lineal, de Arturo Soria.
Y tantas y tantas calles populares por diversos barrios de Madrid,calles estrechas, con casitas de dos o tres pisos como mucho, las tiraron y edificaron seis pisos y hasta más dejando calles sombrías y uniformes que producen un verdadero agobio,y que como es evidente congestionan la ciudad al aumentar la población. Sólo decir que si no hay una ciudadanía crítica que denuncie estos hechos antes de que se consumen, estas,cosas seguirán sucedido. Propongo que si sabemos de algún asunto en este sentido lo manifestemos y lo razonemos aquí. MARIO

Ricardo Márquez 12 de noviembre de 2016, 20:48  

Muchas gracias Mario y Ernesto por vuestros comentarios. Por desgracia en Madrid no se respeta mucho el urbanismo y los barrios, con la escusa de la modernidad se arrasa con todo (aunque al final hay siempre intereses económicos). Mario, actualmente quieren construir un gran gimnasio junto a la iglesia de Hortaleza. Nos estamos moviendo para intentar pararlo o al menos que lo hagan más pequeño. Lo más sangrante es que aunque la ley dice que debe de conservarse los cascos de los pueblos antiguos que absorbió Madrid, que aunque sus casas no sean un ejemplo de arquitectura, les da lo mismo, se saltan la ley a la torera, descalifican edificaciones, y levantan cuatro alturas donde había una. Y el casco de Hortaleza desaparecerá para tener un gimnasio cuando hace 4 meses han cerrado uno igual a 300 metros.
Un saludo.

txapinero 29 de marzo de 2017, 15:25  

¡Ay, qué recuerdos!
Mi primer colegio, (la letra con sangre entra), hasta que cumplí los siete.
Justo la ventana de enfrente al reloj de la Iglesia de Buen Suceso , (también desaparecida).
Y me acuerdo de los nombres de mis compañeros : Carlitos Martín, Carlitos Rocha y Paquito Yagüe. Este último, hijo de los dueños de la mantequería de enfrente a la Iglesia.
Salimos, al hacer la primera comunión.
El uniforme: Bata negra,(sufrida), con cuello duro de plástico y lacito blanco.
Los del otro cole del bloque, mas cercano a Alberto Aguilera, llevaban el lazo rojo.
¿Vivirá aún alguien que lo recuerde?
¡¡¡Sniff!!!

Ricardo Márquez 30 de marzo de 2017, 13:20  

Gracias Txapinero por tan entrañable comentario. Unas preguntas por curiosidad. ¿Cual era el nombre del colegio? ¿En que años fuistes? y ¿se ven los colegios en las fotos? Gracias anticipadas por tu respuesta.

txapinero 30 de marzo de 2017, 16:18  

Amigo Ricardo,(permíteme llamarte así):
Lamento no poder responder a tu curiosidad, pues yo era muy pequeño. Me refiero a los primero años 50.
Mi Colegio, no recuerdo tuviera nombre. Lo conocíamos por el de la "Srta Matilde", la cual se ayudaba de una sobrina más joven, (Maricruz).
El otro colegio al que hago referencia, si que tenía cartel,- si no recuerdo mal,- pero ese dato está fuera de mi memoria.
Por supuesto se ven los balcones que dan a la calle de la Princesa, pero no los identifico.
¡Ah! y cuando hacía referencia a lo de 'la letra con sangre...', alli vi realizar las mayores salvajadas y atrocidades que se pueden hacer a una criatura. Eran otros tiempos
Un saludo, de alguien que ha corrido por allí

Publicar un comentario

Deja tu comentario, para mejorar, corregir, pedir más información,.... Puedes utilizar una de las cuentas, o la opción Nombre/URL. Pon tu nombre y escribe el comentario. Si utilizas anónimo, pon tu nombre en el comentario. Los comentarios pueden estar moderados. En ocasiones puede dar problemas la visualización de la palabra de verificación (sale la equis roja), debes de dar PUBLICAR COMENTARIO, para que la pantalla se refresque y volver a la parte de abajo donde aparecerá el texto que has puesto y una nueva palabra de verificación. Aunque no te demos una respuesta de bienvenida a tu comentario -para evitar llenar la lista de comentarios- siempre será leído y desde aquí TE LO AGRADECEMOS sinceramente.

Aviso a los lectores

El contenido de este blog es renovado regularmente con nuevos artículos. También son revisados y puestos al día artículos ya publicados, por lo que si en algún momento, usted lector, quiere aportar algún dato será añadido lo antes posible. Sin la colaboración de todos esto no sería viable.

Aviso a los lectores

Este blog solo tiene intención de divulgar los temas en él tratados entre un público afín a los mismos, siendo únicamente de caracter cultural y sin ningún ánimo de lucro.

La mayor parte de la información se encuentra en Internet, y cuando ha sido directamente extraída de algún libro o foto con registro, se menciona explícitamente . Si hemos obtenido la autorización correspondiente estará marcando el elemento con ®, siendo la autorización de utilización únicamente para este blog. Si desean copiar estos elementos tendrán que pedir la autorización al propietario de los mismos.

Si considera que algo de lo expuesto en este blog menoscaba su propiedad intelectual, no dude en ponerse en contacto con nosotros para solventar el problema lo antes posible.

  © Blogger template Noblarum by Ourblogtemplates.com 2009

Ir arriba